Ideas para navegar sin machismo

INDICE  

1.- La vida conectados/as

2.- Cómo compartir fotos y huir del sexting

3.- Relaciones del pareja on line

4.- Ojo con la webcam.

1.- La vida conectadas/os

Las nuevas tecnologías forman parte de nuestra vida.

En muchas ocasiones, consultar las redes sociales es lo primero que hacemos en el día, o tú no miras el “wasap” para ver si tienes un nuevo mensaje?. Su facilidad y rapidez nos permiten comunicarnos con infinitas personas en cualquier momento y lugar:

¡estamos continuamente conectadas/os! ¡Tenemos los ojos pegados a las pantallas!

En las redes hacemos consultas personales, compartimos cómo estamos, qué hacemos, nuestros problemas y pensamientos, nuestros enfados y alegrías, nuestras relaciones y nuestras rupturas: ¡Compartimos la ‘peli’ que estamos viendo o la música que estamos escuchando!

Se han convertido en nuestra eterna compañía, y por tanto, vivimos nuestras relaciones “on line”.

Además no encanta contar al mundo que estamos enamorados/as. Aveces, exponemos en el mundo virtual nuestra intimidad con la pareja: lo que hacemos, dónde estamos, lo mucho que la queremos, fotos que reflejan nuestro amor,…, pero también compartimos los sentimientos negativos que nos despierta.

Las redes sociales tienen infinitos aspectos positivos, pero también tenemos que estar alerta de las nuevas problemáticas que pueden surgir en torno a ellas. En ocasiones estos “estados sentimentales” pueden reflejar “disgustos” únicamente con nuestro chico o nuestra chica, que no van más allá, o comentarios sobre algún desengaño. El problema surge cuando se utilizan las redes sociales para humillar, desprestigiar, insultar, dañar, controlar, dominar,…

Seguro que te están viniendo a la cabeza algunos ejemplos de casos reales de tu entorno donde las parejas se controlan pidiendo las claves de cuentas o perfiles, el móvil para leer las conversaciones… con el pretexto de que en las relaciones no deben haber secretos…, pedir que les manden fotos de donde están y con quién, llamar continuamente mientras la otra persona está en sus cosas con la excusa de qué solo quería saber de ella, cuando en realidad no hace más que preguntar dónde está y con quién…

Mensajes del tipo: “¿Xq no contsts? Sé que lo has leído, xq aparece el doblecheck… q pasa? q stas ocupada? dnd estás?…Contestam o voy a pensar q m stás mintiendo y stas con alguno x ahí!!!!”. Y si damos un paso más allá, podemos poner más ejemplos como chantajes (“si me quieres tanto y sólo estás conmigo, demuéstramelo: no tengas a ningún chico agregado”) o humillaciones públicas (colgar vídeos o fotos íntimas de la pareja o la ex pareja en forma de venganza o represalia).

Estas situaciones son mucho más frecuentes de lo que quizá seamos conscientes, y son claros ejercicios de lo que se conoce por cibercontrol: abusos que, aunque virtuales, son igual de dañinos.

Múltiples estudios y estadísticas nos dicen que son las mujeres jóvenes y adolescentes las que, en mayor medida, sufren estas nuevas formas de violencia: violencia machista en la red. ”  Mira la Noticia: Tres de cada cinco chicas reciben insultos machistas de sus parejas a través del móvil.

En la medida en que los chicos asuman el modelo existente de tipo duro, dominante, celoso, posesivo,… y las chicas asuman un rol sumiso, pasivo y dependiente respecto a ellos, tendremos todos los ingredientes necesarios para que se reproduzca la violencia machista no sólo en la vida ‘off line’ como en la ‘on line’.

La realidad actual nos presenta nuevos retos, debemos saber aprovechar las nuevas tecnologías para prevenir la violencia sexista y promover la igualdad entre chicas y chicos.

Quizá estás pensando: ¿Pero cómo? Yo estoy absolutamente en contra de ésto, pero no puedo hacer nada!!!!

Pues claro que puedes hacer!!: Puedes visibilizar virtualmente tu rechazo hacia este tipo de violencia, bloquear a personas que la ejerzan en los entornos virtuales ( y por supuesto, en todos los entornos!!!), denunciar contenidos o publicaciones que reproduzcan sexismo o promuevan la violencia machista como pueden ser imágenes, vídeos, música, comentarios, publicidad que degraden la imagen de las mujeres…  y por el contrario puedes visibilizar nuevos modelos de relación basados en la igualdad y el respeto mutuo. A través de Internet, con un solo clic, podemos llegar a un gran número de personas, así que recuerda:

Crear un mundo virtual por la igualdad,es una responsabilidad de todos y todas

Volver a inicio

_________________________________________________________________________

2.-¿Cómo compartir fotos y prevenir el sexting?

Liga, diviértete, comparte tu vida con tu gente pero navega en positivo, si envías fotos privadas ten en cuenta algunos tips:

Stop sexting

Qué hacer para no verte envuelto/a en una situación de Sexting:

  • Piénsalo antes de enviar fotos o vídeos de contenido sexual: una vez salga de tu móvil, escapará de tu control. ¡Ninguna app para enviar fotos es 100% segura! .
  • Evita tener imágenes privadas en tú móvil u ordenador: Si las pierdes o no las tienes bien protegidas, te las pueden publicar.
  • Si compartes vídeos, chats o fotos eróticas con tu pareja, reflexiona: puede que esta relación no sea para toda la vida. ¡Protege tu imagen!.
  •  Si envías una imagen “hot” a alguien, piensa que aunque tengas una gran amistad, a veces, en quienes confiamos, nos pueden traicionar.
  • Si te chantajean con una foto tuya, pide ayuda a una persona adulta. ¡No lo dejes pasar¡. Si reenvías, tuiteas, comentas, le das al ‘me gusta’ o callas este tipo de actos, estás convirtiéndote en partícipe de la humillación y acoso. ¡Recuerda, la víctima está sufriendo!.

 

Volver a inicio

_______________________________________________________________________

3.-Relaciones de pareja on line

Nuestras abuelas nos cuentan que en sus tiempos sólo podían ver a sus “enamorados” un día a la semana y apenas una hora. Para poder verse aunque sólo fuera para hablar un rato, tenían que ir acompañadas por una persona de la familia, generalmente un varón, que hacía de “vigilante”. ¿Verdad que, hoy en día,  a nosotras nos resultaría impensable tener una relación así? ¡¡Nos parece algo de otro planeta!!

Si alguien le hubiera dicho a nuestras abuelas cuando eran jóvenes que llegaría un día en que su nieta conocería a su “enamorado” a través de una pantalla, de unos aparatos llamados ordenadores o teléfonos móviles, o que, existiría lo que se llamaría redes sociales on line, que permitiría a las personas comunicarse a través de un mundo virtual con otras que se encuentren en cualquier parte del mundo y de forma instantánea… pensarían que se nos ha ido la cabeza y que eso es de otro planeta. ¡¡Si lo más parecido al mundo on line eran las cartas y postales!!

Seguramente, ustedes viven sus relaciones tanto off line como on line: ¿a que les resultaría impensable imaginarse hoy las relaciones sin mensajitos de whatsapp, sin subir fotos donde demuestran su amor a la red social…? Si es que parece que una pareja no es una pareja si no aparece en el perfil de ambos la mítica frase “…tiene una relación con…”. De hecho, existen relaciones que sólo existen en el mundo on line, de manera que la única forma de comunicarse es virtualmente: a través de la webcam, skype, twitter, tuenti, instagram o cualquier otra red…  Nunca han tenido contacto físico, y sin embargo, pueden conocerse mucho mejor que una pareja que lleva cinco años viviendo bajo el mismo techo. Han compartido muchas vivencias, emociones, sentimientos… que les ha hecho sentirse totalmente cerca. ¿Quién nos dice que esto no es una relación de pareja en toda regla?

En el mundo on line se pueden proyectar las mismas vivencias y situaciones que se dan off line: amor, ilusión, respeto, admiración, apoyo, comprensión… todos esos aspectos que se encuentran en una relación de pareja “sana”, es decir, esa relación basada en la igualdad, en considerar a la otra persona como valiosa y digna de nuestro mejor trato.

Pero también se pueden proyectan aspectos de una relación “insana”: celos, control, humillación, desprecio, inseguridades, abusos, violencia, sexismo… Es más, a través de internet, podemos reproducir continuamente estas emociones y actitudes, en la medida en que pasan con un sólo click de un plano privado a uno público, con los aspectos tanto positivos como negativos que esto puede ocasionarnos. A través de cualquier red social, podemos hacer ver nuestros sentimientos hacia esa chica que nos gusta o a ese novio o amigo especial que tanto queremos, pero se lo hacemos ver a ella o él y además a cientos o miles de personas a la vez.

En definitiva, la red, al igual que las cartas de nuestras abuelas, nos une y nos pone en contacto constantemente y en cualquier lugar, nos permite expresarnos y comunicarnos, nos deja conectarnos a esa otra persona y además compartir con el mundo entero lo que nos preocupa, inquieta, alegra y emociona.

Digitalizar tu amor implica digitalizar tu historia de vida, tus huellas, tus actitudes, tus emociones, en definitiva, tu vida ‘colgada’. Recuerda, internet tiene una memoria infinita: nada se borra, todo permanece.

 Volver a inicio

________________________________________________________________________

4.- Ojo con la webcam

La webcam es un dispositivo tecnológico, con múltiples usos positivos. Gracias a ella podemos sentir más cerca a las amistades y a la familia que esté lejos, realizar cursos de teleformación, asistir a conciertos u otras actividades en directo en la red, …

A través de internet, conocemos gente con la que podemos llegar a tener un alto nivel de intimidad y confianza, de hecho un estudio realizado por Tuenti móvil afirma que el 55% de l@s jóvenes utiliza el móvil para ligar. ¡Ya quedó desfasado eso de pasarte el número de teléfono cuando conoces a alguien! Ahora le pides el twitter o el tuenti, le comentas, le sigues, y así se liga y se establecen relaciones de noviazgo en el mundo digital.

La webcam juega un gran papel en esto de ligar en internet: a través de ella puedes mantener un contacto cara a cara con la otra persona, y evitar la frialdad del teclado. Hasta aquí todo bien, pero debemos tener presente que el uso de la webcam conlleva también ciertos riesgos, por lo que debemos hacer un uso responsable de ella.

La trasmisión de imágenes o vídeos de contenido sexual utilizando habitualmente las emisiones de vídeo de la webcam, es lo que se conoce como sexcasting.Normalmente no somos conscientes de que todo lo que hagamos delante de la webcam puede estar siendo grabado y tampoco nos planteamos que la imagen que estamos viendo al otro lado quizá sea falsa. No tener en cuenta estas cuestiones nos puede llevar a situaciones indeseadas como por ejemplo sufrir chantaje para evitar que esas imágenes sean subidas a la red, a cambio de que produzcamos material pornográfico o demos una suma de dinero determinada.

Por desgracia, conocidos son algunos casos de jóvenes que no han soportado la presión de estos chantajes o del acoso on line sufrido debido a la difusión sin permiso de este tipo de contenidos, y han decidido quitarse la vida como es el caso del escocés Daniel Perry de diecisiete años, quien pensaba que hablaba con una chica de su misma edad a través de Skype, y resultó no ser así. Le chantajearon con enviar sus conversaciones a su familia y profesorado, si no ingresaba una cantidad de dinero determinada. No lo hizo, y una hora después de cumplirse el plazo se suicidó.

Seguramente tampoco te has planteado que las webcam pueden ser activadas sin que te des cuenta: a través de un virus troyano de acceso remoto que tiene, entre otras funciones, activar tu webcam sin que lo sepas (ya que no se activa en muchas ocasiones el piloto que indica que está encendida) y grabar toda la vida que hagas delante del ordenador. Precisamente hace unos meses fue detenido un hombre en Zaragoza que a través de una aplicación similar entraba en los ordenadores de su vecindad y activando sus webcam les grababa sin que lo supieran. Además podía acceder a la información de sus discos duros, incluyendo conversaciones privadas por las redes sociales, etc…

Si quieres evitar ‘quebraderos de cabeza’ y continuar usando la webcam con seguridad, ten en cuenta no hacer nada delante de la webcam que no harías en público.

Evita también emitir imágenes que puedan ser usadas para chantajearte y utilízala solamente con personas que conozcas.

Por último, desconéctala cuando no las estés usando, o si está incorporada pon un papel delante, un post-it por ejemplo. De esta manera tendremos menos probabilidades de llevarnos un susto.

Recuerda, usa con responsabilidad tu webcam: no grabes, que no te graben!

 

Volver a inicio

_________________________________________________________________________

Para saber más visita: 

www.internetsinriesgos.com