Acechadas por WhatsApp

Publicado en 23/10/2013 por en Indicadores de Control, Navega sin machismo, Señales de una Relación Machista

Fuente: el comercio.es

Click. Elena se fotografía el escote hasta el ombligo. Ha cambiado su sudadera habitual por una camiseta de tirantes. Las All Star por tacones de Barbie. Tiene 16 años, las uñas cortas y rojas, la melena oxigenada. La ansiedad en su mirada violeta de gata se acentúa con el eyeliner. Parece inquieta. Son las siete de la tarde y espera a su novio, de 17, en un céntrico colegio de Vitoria. Se ha vestido para matar, como le ha pedido Iñigo. Click. Le envía la imagen y un mensaje por WhatsApp.

– Stas más tranki?

– :s

– Ya no stoy con el grupo

– ¿Donde stabas? joder! ya te e dixo q como se acerqe Pedro a ti le reviento la puta cara! Solo quiere follar contigo y separarnos…

– No seas así… solo soms amigos… stabamos todos juntos con las amigas

– xp le defiendes?? 🙁

– Venga, no te pongas asi…q sabes q solo te quiero a ti 🙂

-Demuestralo a la noche en mi casa 😉

– 🙂

– Stas wapiisima. Pero solo para mi. Te qiero MOGOLLON! y entiende de una vez q no qiero q stes con mas chicos, se podrian interponer y no puedo vivir sin ti.

Cinco minutos después, Iñigo aparece repeinado tras el entrenamiento de baloncesto. Besa a su chica. Mira con recelo a la periodista, que no es presentada. Desaparecen abrazados por el jardín. El resto se lo dirá en directo. Hoy no habrá cascada de WhatsApps de madrugada. Elena llegará tarde a casa. Les dirá a sus padres -médico y abogada- que se ha entretenido con las amigas preparando el examen de física.

Iñigo es el prototipo de chico inseguro que quiere controlar a la novia «y que ha encontrado en las nuevas tecnologías una herramienta estupenda para acosarla, algo cada vez más habitual. El 67% de las adolescentes que nos llaman por este tema no son conscientes -como Elena- de que son víctimas del machismo. Piensan que tienen un problema con su pareja. Están tristes, confusas. Luego nuestros psicólogos ven que hay violencia de género. Las humillan, insultan, amenazan, les controlan la ropa, las amistades, su economía si la tienen», remarca Diana Díaz, subdirectora de la Fundación Anar, un servicio de ayuda al menor donde han detectado que este tipo de casos se ha disparado a la misma velocidad que el uso del WhatsApp y otras herramientas cibernéticas.

Leer Artículo completo en http://enredatesinmachismo.com

¿Te suena? ¡No lo permitas, No lo hagas!

Deja un Comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.